Escríbenos para solicitar una cita
Artículos de Interés

MANTENER LA BOCA SANA.

Dos de las enfermedades más frecuentes de la cavidad oral son; la caries y la inflamación de las encías (gingivitis) que puede agravarse y dañar el hueso que soporta a los dientes (periodontitis), ambas son provocadas por la presencia de placa dentobacteriana, que es una combinación de bacterias y restos de comida. Si los dientes no se lavan adecuada y regularmente la placa se acumulará, se formará caries, se inflamarán las encías, y dicha placa se convertirá en un depósito llamado sarro, que una vez formado no puede ser eliminado con el cepillo dental, pues es muy duro y está fuertemente unido al diente provocando y manteniendo la inflamación de las encías.

El cepillado de los dientes y encías es el mejor procedimiento para mantener una higiene oral adecuada y evitar la acumulación de placa, así como la formación de sarro que provoca los siguientes problemas en la boca:
 

                    Caries dental (enfermedad infecciosa que destruye los tejidos dentales)

                    Gingivitis (encías inflamadas y sangrantes)

                    Periodontitis (la destrucción del hueso que soporta los dientes)

                    Mal aliento (halitosis)

 El cuidado adecuado de dientes, encías y boca para prevenir las enfermedades bucales, incluye:

                  Cepillado

                  Uso de hilo dental

                 Atención dental profesional de manera regular

 

Los objetivos del cepillado dental son: 1) Retirar la placa, 2) Limpiar los dientes de alimentos y sus pigmentos, 3) Limpiar y masajear la encía.

Es de vital importancia realizar un cepillado adecuado en técnica y tiempo necesario, el cual debe ser aproximadamente de 3 minutos, sin olvidar ningún lugar de la boca, también se debe cambiar el cepillo dental al menos cada 3 meses, o antes si se observa desgastado

El proceso del cepillado e importante cepillar la lengua, esto ayuda a disminuir los restos alimenticios, la placa y cantidad de microorganismos orales, ya que las papilas gustativas son áreas especialmente proclives a la acumulación de bacterias y restos.

El uso de hilo dental se recomienda para completar el proceso de higiene, para lograr la remoción de la placa bacteriana adherida en las superficies de contacto que hay entre los dientes, a donde el cepillo dental no lograr acceder.

Y finalmente; tener presente acudir a una limpieza dental profesional practicada en el consultorio, que se lleva a cabo con procedimientos e instrumentos especiales para limpiar y remover restos que se hayan acumulado a pesar de la higiene en casa.

Por lo tanto, podemos concluir que la boca para estar sana debe estar limpia, con lo dientes libres de caries, encías rosadas y firmes, y que, para mantenerla en esas condiciones, se debe tener una dieta saludable, baja o libre de azucares, cepillarse y usar hilo dental después de cada alimento además de acudir regularmente a consultas de mantenimiento con su odontólogo de confianza.

 


 

Imagen relacionada