Escríbenos para solicitar una cita
Artículos de Interés

LA IMPORTANCIA DE TOMAR ESTUDIOS PARA UN DIAGNÓSTICO ADECUADO.

En la atención dental, así como en muchas áreas de la salud es necesario echar mano se auxiliares que nos ayuden a evaluar y dar un diagnostico preciso y adecuado, ya que muchas condiciones que puede presentar el paciente pasarían inadvertidas.

Los diferentes tipos de radiografías, fotografías intraorales, tomografía o modelos de la boca nos sirven para detectar condiciones que a simple vista no son observables, logrando con ello tratar de manera correcta las afecciones que se presenten.

El tipo de estudio y frecuencia con que se solicite dependerá de diversos factores como la edad, el tipo de padecimiento, si es paciente candidato a ortodoncia, o a colocación de implantes, si es un paciente en edad infantil donde hay cambio de dentición temporal a dientes permanentes y etapa de crecimiento y desarrollo en que se encuentre el paciente.

Lo importante es estar consciente de que un estudio previo nos puede ayudar de manera amplia a disminuir afecciones, limitar secuelas de alguna alteración y tener un diagnóstico más certero y preciso para cada paciente.

Radiografía Panorámica

Este estudio captura la imagen de los maxilares y los dientes completos en una sola toma, ofrece una vista general de los dientes y del hueso que los soporta, esto permite identificar cualquier anomalía que pudiera presentarse y que afecte el diagnóstico o plan tratamiento de cada paciente.

Es una herramienta indispensable para la valoración y control del estado en que se encuentran todos los órganos dentales, como el estado y longitud de las raíces, calidad y cantidad de hueso que soporta los dientes, proceso y dirección de erupción, el espacio disponible para los dientes permanentes, si hay interferencias para la erupción, evaluar si hay presencia de dientes extra o de lo contrario ausencia de dientes, además de evaluar estado y posición de los terceros molares y la simetría o defectos que pueda presentar la mandíbula.

Radiografía lateral de cráneo

Este estudio, como su nombre lo dice, es un registro del lado del cráneo y cara que permite estudiar la relación que las estructuras faciales y craneales tienen entre sí. Es un elemento de partida para poder realizar un correcto diagnóstico. En ella se pueden realizar medidas angulares y lineales para describir las relaciones entre los incisivos superiores e inferiores, la relación del maxilar y mandíbula entre sí y respecto al cráneo, el análisis dental y el análisis de los tejidos blandos evaluando el perfil, hacer estudios y predicciones de crecimiento y desarrollo como previsión de los efectos de este. Permite al ortodoncista evaluar al paciente de inicio, decidir el plan de tratamiento ortodontico a seguir, además de comparar los cambios ocurridos con el tratamiento y los resultados obtenidos al final del mismo.

Radiografía periapical (serie o individual)

Consiste en la toma dental individual que permite observar con menor distorsión cada pieza dentaria. Es un estudio que se solicita de manera rutinaria ya que permite ver a detalle ápice, corona, raíz, hueso y soporte de los dientes, las posibles patologías, tales como caries y su extensión, ajuste de las restauraciones, posibles infecciones en la estructura ósea de cada diente, lesiones o pérdida de hueso, estado de los puntos de unión entre los dientes, reabsorciones de hueso o raíces, además ayuda a la planificación de tratamientos con implantes dentales y es imprescindible en los tratamientos de endodoncia.

Tomografía tridimensional computarizada

Esta nueva tecnología avanzada permite realizar una toma de las estructuras en los tres planos de toda la cabeza, lo cual permite que se reconstruya la cara y cráneo de manera tridimensional para identificar las estructuras que no se pueden ver a simple vista. La Tomografía computarizada captura claramente las imágenes de tejido blando, huesos, músculos y vasos sanguíneos en forma tridimensional, permitiendo identificar a detalle cualquier patología, se puede observar la cara del paciente tanto en área de hueso como en tejidos blandos, identificar posición de dientes mal ubicados, valorar longitud real de las raíces dentales, evaluar el antes y el después del tratamiento de ortodoncia. Este no es un estudio que se solicite de rutina, pero si el odontólogo lo considera necesario puede usarlo como medio de diagnóstico y valoración.

Fotografía clínica

Este registro permite evaluar a detalle los dientes y la relación entre ellos, así como las estructuras faciales. Existen dos tipos de fotografía clínica; el primero es la fotografía extraoral; que consiste en la toma fotográfica de la cara completa de frente y perfil del paciente para evaluar contorno facial, estética de la sonrisa, contorno y forma del perfil, proyección nasal y proyección del mentón, mientras que el segundo tipo es la fotografía intraoral, que tiene como principal objetivo capturar imágenes del interior de la boca y de esta forma tener mayor información de los dientes y las relaciones que estos tienen, del asentamiento de la mordida y la salud de las encías.
 

Moldes de los dientes

son una réplica exacta de la estructura dental del paciente, están elaborados en yeso y constituyen una herramienta tridimensional en donde se puede observar si hay alteraciones en el tamaño o forma de los dientes, los espacios entre ellos, piezas dentales faltantes, desviaciones o rotaciones que estos presenten, se pueden medir para valorar amplitud de los arcos dentales y evaluar discrepancias de tamaño y proporción entre las estructuras, con ellos se puede explicar de manera más clara al paciente cuales son las alteraciones que presenta, es decir, son una fuente muy importante e imprescindible para elaborar el diagnóstico y plan de tratamiento del paciente, además de ser necesarios para el diseño de aparatos.

Radiografía digitopalmar

Este estudio es muy importante a pesar de que se solicita ocasionalmente. Muestra los huesos de la muñeca (huesos carpianos), los huesos que se encuentran entre los de la muñeca y los dedos (huesos metacarpianos) y los dedos (falanges). Sirve para la evaluación del crecimiento y maduración esquelética del paciente mediante la identificación de ciertos huesos que aparecen o maduran durante el proceso de crecimiento de todo individuo. Es de gran importancia para ciertos tratamientos en el área de la ortodoncia y ortopedia maxilar ya que ofrece parámetros confiables para ubicar la etapa de maduración ósea en que se encuentra el paciente y así decidir el tipo de tratamiento a seguir.

Radiografía Postero Anterior

Este estudio no se solicita como estudio de rutina, se solicita en caso específicos de fracturas faciales, sospecha de asimetrías óseas y valoración del grado de las mismas. Son un registro de gran valor para pacientes que han sufrido traumatismos severos a nivel de la cara o que serán sometidos a tratamiento ortodóntico en combinación con un proceso quirúrgico para relacionar de manera adecuada los dientes y las estructuras óseas como la mandíbula y maxilar superior.